Escribir y resistir por el arte, la crítica y la teoría

DINÁMICAS CONDICIONALES EN LAS FERIAS Y LAS SUBASTAS DE ARTE

en Crítica de Arte/Textos por
Conversatorio con el proyecto de Bogotá NC-arte
Conversatorio con el proyecto de Bogotá NC-arte

Hemos escuchado algunas veces, que Medellín es una ciudad donde se ha construido un público con una “nutrición cultural” bastante variada, que ha hecho de ella, su alimento habitual; sin embargo, la bulimia que padecemos es mucho más alarmante, pues ese reiterado gusto que tenemos todos por engullir y vomitar conciertos, conversatorios, teatro, arte, se ha convertido al mismo tiempo en la razón de nuestra malsana y comprobable desnutrición cultural; mucho que ver y muy poco para analizar, muy poco para recordar. Teniendo esto presente, el público, quien es el medidor del éxito o el fracaso de los eventos, debería estar más informado y consciente sobre cuál es su papel (activo) dentro de cada propuesta que se presenta en la ciudad. En el caso de las ferias de arte, quienes asumen la osadía de organizar una, han de tener presente que ésta tardará en consolidarse entre tres a cinco años máximo (de lo contrario es caso perdido), y una de las dificultades que se puede presentar, es que esto supone un reto multi-estratégico en relación al público que está enfocando, porque si su intención principal no se centra aparentemente en vender los artefactos a los cuales se les llama arte, sino que, por el contrario, la feria intenta camuflar la frivolidad que de por sí tienen estos eventos, proponiendo una dinámica digamos que, más “pedagógica” (como ahora es costumbre), esta feria tendrá una doble cara a saber:

44Por un lado, el interés en recuperar inversiones y obtener ganancias por las ventas de las obras, es en esencia, la razón de ser del evento, (no domesticar al público), en tanto que para eso se crearon las ferias de arte, para mover el mercado, es decir, dinero ruidoso y resplandeciente; pero, por otro lado, la agenda académica deberá tener la iniciativa de informar a este público de estos procesos. Esto significa que la agenda académica de una feria de arte debería contextualizar a su público muy francamente sobre la relación entre el arte y el mercado, el coleccionismo, la inversión en el arte, los giros del arte moderno y la importancia (si la tiene) del arte contemporáneo (para que el público se acerque sin recelo a obras que no puede comprender), etc. Y no tanto enfocar sus agendas (por lo menos no en estos eventos) en las zalamerías de la importancia de la pedagogía en los museos, o las buenas intenciones en las curadurías contemporáneas.

¿Por qué la osadía de proponer temas de dinero en una feria de arte? ¿No sería ya exagerada frivolidad y promoción? Pues sí y no: sí, porque estarían bombardeando al público con algo de demagogia para que compre arte y además se les intenta persuadir de que es lo más correcto, y no, porque lo que necesita un evento como estos es, precisamente, vender; es lo más básico que se debe tener presente si quieren que el público responda de manera correcta (cinismo ético), para que luego no salgan cari largos intentando explicar que les fue “muy bien” porque “pasó mucha gente por aquí”.

Vista general de piezas para la Subasta de Galerías
Vista general de piezas para la Subasta de Galerías

Los museos, las academias de arte y los espacios independientes ya tienen sus podios para hablar de sus ideologías decorosas; las ferias y las subastas, lo sabemos bien, son los eventos más frívolos del mundo del arte actual. Es ridículo esperar que un público que escucha de día la importancia de la gestión independiente sin ánimo de lucro y las buenas intenciones del arte comprometido con las comunidades más vulnerables (que no hay nada de malo en ello), compre en la noche una pieza de arte que ni siquiera entiende cuál es su valor, más allá de su precio inicial. Ese es el gran error, querer ser una cosa, cuando se es otra; la hibridación de contenidos, en el público menos experto, puede causar confusión.

Vista general de la exposición "Paisajes Inhóspitos", uno de los componentes de la feria
Vista general de la exposición “Paisajes Inhóspitos”, uno de los componentes de la feria

Por el contrario, el público que ya conoce un poco más la dinámica de las ferias y las subastas, tienen casi definido lo que desean adquirir y la razón por lo cual lo hacen; en muchos casos, esa razón es el arte como inversión a mediano plazo, por lo que una feria que recién comienza es el blanco perfecto para adquirir obras a precios razonables en tanto que el gusto estético no juega un papel muy importante aquí. Hablamos de cifras, no de tendencias estéticas (¿artísticas?) aunque suene abominable. Y, el público aficionado que desea comprar algo, por lo general está buscando obras (ahora sí con intenciones estéticas) a precios moderados (muy moderados) porque aún no se logran convencer de que la adquisición de arte valga la pena, de ahí que se insista en la importancia de la selección de los temas en las agendas académicas de las ferias de arte, pues para este público es preferible comprar relojes o carteras u otras banalidades,  $ 700.000, $ 800.000 o $ 1´500.000 en una rumba en la discoteca de moda, que adquirir aunque sea una pieza de arte barata. y la razón por la cual la gente no se manifiesta bien convencida de la compra, es porque en el fondo, no creen en el arte como tal. Solamente necesitan su dosis cultural terapéutica, como la llamo Robert Hughes, para luego sentirse diferenciados de esa masa social a la cual no creen pertenecer.

Urban Sketchers Medellín visitó Timebag Art Show, realizando dibujos rápidos sobre lo que sucedía en la feria.
Urban Sketchers Medellín visitó Timebag Art Show, realizando dibujos rápidos sobre lo que sucedía en la feria.

En ningún caso, adviértase, se niega la importancia de las dinámicas culturales y pedagógicas que existen en el sistema del arte por fuera de la terrible burbuja del mercado. Pero las relaciones entre el arte y el dinero deben ser asumidas con la misma “franqueza” que se asume la relación entre el arte y la política. En Medellín no existe un mercado del arte porque tampoco se ha hecho mucho (prácticamente nada) para que el público siquiera entienda, qué es esto. Sea que muchos intenten procesar estas palabras o sea que disientan de lo que aquí se expresa, la diferenciación de las intenciones en los eventos de arte, nos guste o no, es sumamente necesaria.

Los museos, los espacios independientes, las casas culturales, sólo le apuestan al “altruismo” y a las buenas intenciones que deben tener las obras de arte; luego, hacen eventos donde infiere el dinero, de golpe les llegan las consecuencias de las pérdidas monetarias por la nula educación del público respecto a estos temas, y después, patéticamente se preguntan por qué. Los mismos museos que profesan el arte como parte de la construcción social humanitaria (no humanista), no pueden comprar obras de arte (ni siquiera baratas) y esperan donaciones; la economía “moral” del mundo artístico es tan rimbombante y al mismo tiempo tan precaria, que hasta las galerías envían a las ferias internacionales a los artistas con obras “moralmente comprometidas” (pinturas, dibujos o fotografías de situaciones que indiquen violencia, exotismo o precariedad) ¿Qué no es esto un cinismo peor y del más rancio?

Deberíamos comenzar por reconocer (no necesariamente estar de acuerdo) las razones por las que existen eventos como las ferias de arte y asumir que funcionan así, de lo contrario, podrán aparecer como eventos fallidos, no por falta de público (que siempre habrá) si no por estadísticas reales, pues como todo en el proceso de nuestra digestión cultural, se visita, se engulle y luego…

 

Artista plástica, escritora y blogger. Diplomada en periodismo cultural y crítica de arte. Estudió filosofía en la Universidad de Antioquia y Estética y Teoría del arte con la universidad de Cádiz. Su trabajo se caracteriza por investigar el rol femenino en la historia. Se interesa por la escritura de textos en los que reflexiona acerca del sistema del arte actual. Hace parte del equipo de columnistas de la revista internacional de arte Artishock , colabora en el suplemento cultural de El Mundo y escribe para diversas revistas de arte.

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Textos recientes de Crítica de Arte

Nada es perfecto…

NOTA: las ideas aquí expuestas no pretenden ser una verdad, en realidad,

INDIE-finido

Fuera de las esferas oficiales y los cerrados círculos del arte existen
Ir Arriba
Cargando…