Escribir y resistir por el arte, la crítica y la teoría

Egon Schiele

en Reseñas/Textos por

Hace 125 años, 12 de junio de 1890, nació Egon Schiele en Tulln, Austria. Cercano a Gustav Klimt, quien lo acogió cuando ponía sus primeros pinos en el mundillo artístico de la ciudad de Viena, convirtiéndose Schiele en una figura mayor de la pintura de principios del siglo XX. Sin embargo, su extensa obra, la particularidad de su fuerte línea cargada de sentido, sus constantes juegos con el color y el dibujo y sus temas, dejaron una profunda huella que hacen de este artista austriaco una figura central en el arte universal de todos los tiempos.

Sin titulo

Su padre trabajaba en los ferrocarriles, y fue allí, tratando de dibujar el movimiento de esos trenes que tanto lo fascinaban, donde Schiele empezó a darle forma a su pasión por la imagen. Muerto su padre —cuando el joven tenía 15 años—, Egon quedó bajo la tutela de su tío quien lo quiso encaminar hacia el mundo de los ferrocarriles, pero terminó cediendo a la pasión del joven y aceptando que se dedicara a los lienzos, los papeles, lápices y acuarelas y no a las bielas, los rieles y las grasas.

Mujer inclinada - Lapiz y acuarela sobre papel - Coleccion Leopold

A Schiele se le señala corrientemente como un pintor de lo erótico, pues es verdad que su obra exuda la fuerza de cuerpos que disfrutan, exploran o exhiben su sexualidad. Pero, más que una parca fascinación por la piel desnuda, Schiele usa la piel, el cuerpo como un medio para hablar, para mostrar su universo. Son su verdadero lienzo. En vida, esa fascinación por la desnudez le causó no pocas dificultades. En una oportunidad, su padre derribó la puerta de la habitación donde Schiele se había encerrado con su hermana menor, Gerti. Para sorpresa del padre, lo que encontró fue a los dos jóvenes en completa oscuridad entregados a la tarea de revelar un rollo de fotografía.

Mujer recostada con las piernas abiertas - Lapiz y color sobre papel - Museo Albertina

Antes de tirar la puerta, antes de condenar la desnudez y la fascinación de Schiele con el cuerpo propio y ajeno, entremos nosotros delicadamente, exploremos, contemplemos y dialoguemos —si llega el caso— con la obra de este artista que encontró en lo erótico una manera de hacer arte.

Egon Schiele, una luz radiante en el firmamento de la historia del arte, fue una estrella fugaz que, luego del destelló que causó, rápidamente desapareció. El 31 de octubre de 1918, la gripe española le quitó la vida cuando solo contaba 28 años de edad.

Autoretrato

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Textos recientes de Reseñas

¡Hola!

Soy Alejandra García, tengo 24 años y estudio artes visuales. Esta sería
Ir Arriba
Cargando…