El capitalismo no mata, el trueque es una medicina.

en Crónicas del arte/Proyectos locales por

IMG_2656

Las nuevas miradas a las formas de colaborar para generar espacios de creación e interacción, pueden ser la manera en que las estrategias de reflexión sobre la cultura, puedan por fin retomar los caminos de construcción de comunidades sólidas y permitir nuevas opciones, que contribuyan a la generación de contexto para diferentes campos, entre ellos el arte.

IMG_2671

El capitalismo es un sistema social y económico que deriva del aprovechamiento de la propiedad privada como medio para el lucro de quien la posee, como sistema se rige por el dinero, la economía de mercado y los capitales. El capitalismo ha funcionado en el mundo occidental desde el fin del feudalismo en el siglo XVII en Inglaterra y sigue siendo uno de los sistemas de organización social más comunes y contundentes, sin embargo las opciones de economías alternativas nos recuerdan que dentro de sistemas tan fuertes como el capitalismo, es posible incluso considerar opciones que nos recuerden los elementos que hacen posible que una comunidad realmente se desarrolle.

 

El pasado sábado primero de agosto, se realizó en las instalaciones del planetario de Medellín la feria del trueque, promovida por el Colaboratorio, un taller público de experimentación que viene trabajando de la mano del parque explora en la ciudad y que desarrolló la actividad apoyado por colectivos y organizaciones comprometidas con proponer alternativas en la implementación de nuevas miradas al desarrollo social. La asistencia demostró la gran capacidad que tienen estas iniciativas para reunir a las comunidades alrededor del intercambio, que muchas veces no fue de objetos concretos, sino de conocimiento y de propuestas para establecer nuevas formas de pensar la ciudad.

11825595_1007524242632451_6667432205807047846_n

El trueque permite el intercambio de bienes materiales o servicios por otros objetos o servicios sin involucrar el dinero dentro de la transacción. Sin embargo esta diferencia fundamental que puede parecer tan obvia, lleva a sus espaldas una serie de elementos que son los que hacen de estas actividades ejes generadores de conocimiento dentro de cualquier ciudad.

La estrategia del trueque integra el sistema de canjes a la vida cotidiana, incrementando el rendimiento económico, es decir, no solo se depende del dinero para acceder a conocimientos o elementos que pueden contribuir al desarrollo personal, de manera que también quien intercambia debe pensar y aprender a obtener lo que realmente necesita o desea y no lo que el mercado de bienes le convence que debe adquirir, como funciona generalmente en el mercado de bienes capitalista.
IMG_2678La falta de dinero puede detener cualquier proyecto si no se piensa de manera correcta el cómo funciona la implementación de iniciativas, por esto la economía social incluye al trueque entre los medios de ayuda recíproca ante las imperfecciones del mercado. En toda actividad subyace la idea del beneficio, pero el hábito del dinero nubla el panorama, hace pensar que sin él no se puede vivir. La estrategia del trueque ofrece un sistema alternativo, otra moneda de pago.

Mucho más importante es la capacidad del trueque como generador de espacio de conocimiento compartido, pues requiere, en primera medida, que pensemos continuamente los elementos que podemos aportar en una comunidad,  obligándonos a comunicar el valor de esos elementos a otras personas, el intercambio se expande a las historias que se puedan contar y el conocimiento que se pueda compartir, no solo servicios y objetos, sino visiones de la vida y aportes al intelecto general de una comunidad, que se transforman en nuevos productos, nuevas preguntas, comunidades más conscientes de lo que el entorno puede aportarles y de las transformaciones que como individuos pueden generar.IMG_2700

Construir nuevas miradas viene desde acciones básicas, la actividad de intercambiar puede posiblemente no ser la alternativa más clara al sistema económico existente, pero se hace cada vez más necesaria, porque permite que recordemos que es preciso abrir la mente para aprender que el poder está dentro de uno y no en los sistemas sociales, para luego transformarlo en un trabajo colaborativo. El trueque reúne las ganas de solucionar necesidades concretas y personales, que pueden o no ser básicas, con las de ayudar y contribuir con el beneficio general formando lazos sociales. Se trata de motivar a individuos y empresas para que los problemas y necesidades se conviertan en acciones, para mejorar el nivel de vida, superar el aislamiento e incrementar el capital social.

Hace tiempo hice unos votos sinceros y al final, tras el pasar de los años el eco de esa promesa de niño retumbó en mis cimientos. Aquí estoy, renovando mi palabra en cada acción, en cada cosa construida y en cada texto, sin condiciones. Todo lo que ha pasado alrededor de mí ha logrado rescatarme de un abismo y descubrirme la libertad. El arte es ese único camino que puedo caminar de manera honesta para dialogar con otros sobre esos detalles que parecen tan insignificantes pero que bajo la reflexión crítica del arte presentan su verdadera relevancia. Esta es otra oportunidad para dialogar, si se me permite, sobre las formas en las que la realidad se construye con cada palabra que pronunciamos y cada imagen que presentamos.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*