Escribir y resistir por el arte, la crítica y la teoría

El tiempo como materia – María José Arjona

en ../Crítica de Arte/Textos por

Para María José Arjona el cuerpo y los límites a los que éste se puede llevar han sido durante años su forma de expresión. En sus obras, el tiempo y el espacio se unen para crear diálogos con el espectador que casi siempre es partícipe de su acción. Es una de las precursoras del performance en Colombia. Ha entrenado su cuerpo y su mente para soportar horas de acción. Su trabajo, alabado por la crítica, le ha permitido ganar el reconocimiento en la escena artística no sólo de Colombia sino en el mundo, manifestando sus reflexiones acerca de la resistencia y la reconstrucción de heridas que posteriormente deberían sanar. Con Arjona, nos encontramos obras capaces de retar la comprensión del tiempo y de las posibilidades expresivas que tiene un cuerpo.

Justo En El Centro Performance Bienal de Croacia 2011

El tiempo avanza para el espectador, pero no para María José Arjona; ella inmersa en el tiempo de su obra –un tiempo contiguo al de quien la observa, pero independiente e íntimo– es sorda al tic tac de las manecillas del reloj. Crea un tiempo exclusivamente para la acción, donde el espacio se convierte en un lugar habitado por su cuerpo, se prepara cuidadosamente y es quien al final pone la pauta de duración. Transforma el tiempo en una metáfora del espacio, un silencio gradual que es ensordecido por los murmullos de quienes la ven. Aquellas acciones efímeras que se hacen perpetuas con su cuerpo se trasforman en materia expresiva, en una poesía de movimiento corporal. La artista es afectada por las diversas fuerzas de la vida, uniéndolas en una sinergia donde su estado de quietud, movimiento o sumisión, terminan siendo una prosa sensual marcada por la paciencia.

All the others 1 y 2
Performance
Bienal De Marrakech 2012

El tiempo es un elemento persistente en este relato, su condición inmaterial hace que como forma de exteriorización se pierda en el vacío del universo que acompañan los afanes de una sociedad que muchas veces piensa linealmente en un futuro que no es más que fechas marcadas en el calendario, trazadas por horas que en algunos momentos se vuelven ruidos de espera.
Arjona ha sabido contener los segundos que inmortaliza a través del espacio que adopta y apropia; por ejemplo, en Vires: ejercicios de poder, en uno de los performances que compone el ciclo de cuatro acciones, usa candados y ataduras que la mantienen viva en un espacio, se aleja del mundo lleno de banalidades y elementos superfluos que nos rodea y los cuestiona, allí es una mujer, pero no tan común como las demás; mantiene su esencia de vagina, ovarios y un par de senos que a veces desnuda.

VIRES 1 y 2 (Ejercicios de poder) Sobre el conocimiento y la liberación Performance VIRES 1: NC Arte 2011 VIRES 2: Location One, New York 2010

Con la narración contenida en Vires podríamos hablar de una construcción de feminidad. Por un lado, aquellas mujeres que en ocasiones usan vestiduras vulgares y dramáticas para cubrir sus miedos o tal vez inseguridades, y por otro lado, aquellas que se liberan de lo que simulan y se convierten en eso que pocas veces sería un ejemplo para las demás, pero que finalmente termina siendo una construcción cultural.

Afirmaciones
Performance
VOLTA , New York 2010

El espectador en muchas ocasiones impávido, tiene un limitado acceso en paralelo a dos temporalidades completamente diferentes, la que acontece en el tiempo de la acción y aquella que llega cuando pasa el suceso y que solo son fragmentos en la mente de recuerdos que no se podrán materializar nunca más. Percibimos la vida como el tiempo mismo, sin ésta idea sería difícil concebir nuestra propia existencia, pues la sustentamos a partir de efemérides acumulables, decimos mi pasado, presente o futuro, y todas ellas son condiciones de tiempo, es por eso que cuando María José Arjona lo convierte en materia se conecta con el lenguaje esencial de la vida; ya no es solo una artista, sino la expresión de lo terrenal, en este caso lo humano que se relaciona con el tiempo y nuestra presencia fugaz en la tierra. Así, Arjona nos muestra el origen de un tiempo nuevo, una realidad inmediata a la nuestra, pero a la que podemos acceder a través de la obra de arte.
María José Arjona está sujeta al espacio que ella misma construye, es una artista arriesgada, cuidadosa y meticulosa que desde su propio cuerpo y la concepción de la sensibilidad de su piel ha sabido llevar la acción a un punto más alto, a un grado donde no sólo se exalta el cuerpo del artista sino de un ser humano que es capaz de exponer sus emociones, su materia, y a últimas, reflexionar sobre ello.

Fotografías cortesía María José Arjona

Artista visual en formación. Me gusta viajar y el performance. Admiro a María José Arjona. Creo en la crítica de arte, pero más aún, en las experiencias sensoriales que el propio arte puede causar. Me pregunto sobre todo y me encanta incomodar a las personas con cuestionamientos que hacen sonrojar. Soy investigador por naturaleza y ególatra de nacimiento.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Textos recientes de ..

Ir Arriba
Cargando…