Escribir y resistir por el arte, la crítica y la teoría

Entre la calidad y la abundancia. Facetas del gusto en las sociedades contemporáneas III

en Ensayos/Textos por

En una serie de pequeños capítulos, Gustavo Villegas nos conduce por algunas de las características que acoge el gusto en nuestros días, introduciendo conceptos como el buen y mal gusto, el gusto ostentoso, popular y cualitativo, así como también haciendo alusión al lugar que ocupa en estos ámbitos la alta cultura, con sus equivalentes de tradición, civilización y legitimación. A través de ejemplos propios de nuestro contexto, el autor relaciona sus ideas con casos específicos y reales que permiten al lector observar e interpretar la importancia de abordar dicha cuestión en el campo del arte y la cultura. Presentamos en esta entrega la tercera parte de Entre la calidad y la abundancia. Facetas del gusto en las sociedades contemporáneas.

III

El gusto cualitativo aparece entonces como una forma heredera de una suerte de gusto señorial, lo que lo diferencia notablemente del gusto de la ostentación, basado en criterios fuertemente ligados a la movilidad social. Éste tiene como uno de sus valores primordiales el manifestar, a veces ruidosamente, las nuevas ventajas económicas y culturales de las que el agente de tal gusto goza. Ello no implica que el gusto cualitativo no permita en ningún caso el ascenso social, pero exige que éste se encuentre acompañado por la plena apropiación de los códigos y pautas de conducta, asunto que en todo caso exige un tiempo considerable. El gusto de la ostentación, en cambio, se muestra como una forma de resistencia de dichos códigos, se plantea como la pervivencia de algunas manifestaciones populares, que ahora adquieren poder económico y social. Busca establecer sus propias reglas, reglas que en todo caso están fuertemente arraigadas en el pasado y la pertenencia social de los individuos.

Los sujetos vinculados al gusto de la ostentación suelen enfrentarse a dos alternativas: o bien se incorporan al nuevo sector social con el que se relacionan y, por ende, pasan a adoptar el gusto cualitativo, especialmente a partir de la segunda generación; o preservan los valores del gusto de la ostentación y se mantienen en éste, pese al rechazo y la presión que ejercen los cultores del gusto cualitativo. La primera es evidentemente la historia de los hombres adinerados que se han hecho a sí mismos, que mediante su esfuerzo han pasado a ocupar otra posición social y, con ello, se empeñan en brindarse a sí mismos y sobre todo a sus descendientes, unos saberes relacionados con la alta cultura. El segundo es el caso de los nuevos ricos que persisten en transmitir a sus descendientes el lugar principal de los valores asociados con el dinero y el poder, desafiando incluso las nociones de buen gusto que se reflejan en los demás miembros de esta capa social.

Referencia imagen: Allegorical Portrait Of Philip IV / Diego Velázquez / 1645

Clic aquí si deseas aportar a nuestra labor

Historiador de formación. Me dedico a la historia del arte en el campo de la docencia y la investigación en la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia. Me interesa reflexionar a partir del ensayo sobre la historia y la teoría del arte, así como la conexión de los distintos campos artísticos.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Textos recientes de Ensayos

Ir Arriba
Cargando…