Escribir y resistir por el arte, la crítica y la teoría

Feminismo en la historia y el arte

en Ensayos/Textos por

La mujer de hoy –así como la humanidad en términos generales- ha sido producto de cambiantes circunstancias, en las que la diferencia entre hombre/mujer se ha perfilado como parámetro para el proceso de desarrollo cultural. El hombre históricamente se ha mantenido en una posición superior a la mujer,  librándose de la injusticia, la opresión, el sufrimiento, la violencia y la sumisión, que ha recaído sobre la mujer desde tiempos históricos. En respuesta a esta realidad (aún presente en mayor o menor medida) surgieron a lo largo del globo una serie de movimientos políticos que lucharon en pro de la igualdad y el respeto por las mujeres, grupos activistas en los que primó la idea de liberación femenina.

640px-Womanpower_logo.svg
Símbolo feminista

En este artículo pretendo plasmar un recuento histórico –que se hace cada vez mas relevante- acerca de los comienzos del feminismo, y cómo su filosofía fue inundando las diferentes formas de expresión, enfocando mi atención en las artes visuales del siglo XX, época en que este movimiento alcanzó un lugar cúspide en la historia del arte y humana. Desde una posición general, este documento  es una revisión de los efectos de un movimiento político que repercutió sobre la modernidad y la contemporaneidad de manera contundente.

Comencemos por procurar explicar en que se basa el término feminismo, que puede hacerse complejo de definir, pues la palabra misma encierra una serie de paradojas, como la mencionada por Beatriz Preciado en su artículo “Feminismo Amnésico” donde feminismo es  un concepto legitimado no por los individuos inmersos en su teoría y práctica, sino por el contrario, por un discurso médico, eso sin entrar en mayores análisis sobre la confusa aplicación del término durante el siglo XIX por el joven médico francés Ferdinand-Valère Fanneau de La Cour quien consideraba que el “feminismo” era una patología que afectaba a los hombres tuberculosos, produciendo, como un síntoma secundario, una “feminización” del cuerpo masculino.[1]

Mary Nash y Susanna Tavera ofrecen un punto que podemos considerar neutral, aunque en definitiva no definen en todo el sentido de la palabra el término feminismo, sí dan luces de su enfoque y efecto:

“El feminismo ha sido, como movimiento social, una de las manifestaciones históricas más significativas de la lucha emprendida por las mujeres para conseguir sus derechos”[2].

Su explicación deja de lado las orientaciones de sus ideologías, de sus campos de acción y sobre todo, del tipo de derechos asignados, que fueron tan variados.

Sumado a los inicios del concepto, el feminismo  fue adquiriendo diversas vertientes; radical, socialista o liberal, son las tendencias principales que se desprendieron del feminismo y desde donde los diferentes colectivos activistas ejercieron su plan de acción. Los paralelos entre unos y otros en ocasiones dispersan el objetivo fundamental que proponía el feminismo como movimiento en principio, y ocurrió muchas veces que se dieran entre ellos, toda una serie de desacuerdos, conflictos y  contradicciones políticas.
Para empezar, debemos saber que la historia del feminismo se dio como consecuencia de la inclusión de los derechos ciudadanos tras la guerra producto de la Revolución Francesa, donde el interés por una igualdad política desterraba a la mujer. Fue en ese punto en que la posición desigual de la mujer se hizo mayormente evidente, dando cabida al nacimiento del movimiento sufragista[3] que dió inicio a toda una serie de eventualidades que impactaron en la construcción de una nueva imagen de la mujer desde diferentes campos.

En cuanto al arte, este se presenta, ademas de la política, como uno de los muchos escenarios en el que la mujer se vio relegada, por lo tanto los ejemplos de la participación artística-institucional femenina se resumen a unos pocos. Griselda Pollock lo pone en tela de juicio:

 “Empezamos con la premisa de que las mujeres siempre habían estado involucradas en la producción artística, pero que nuestra cultura no lo admitía. La pregunta es: ¿por qué es así? ¿Por qué ha sido necesario para la historia del arte crear una imagen del pasado como un logro exclusivamente masculino?[4]

Como aún no se desvanecen las líneas de género  que tanto se han intentado borrar, las cuestiones que plantea Pollock cobran fuerza al enfatizar en uno de los tantos asuntos pendientes de la humanidad.

A pesar de esto, poco a poco el papel de la mujer fue ocupando un lugar mas relevante en el campo social, político, cultural y artístico, convirtiendo el arte en un campo en el que podemos encontrar ejemplos de personalidades destacadas que además de contribuir a la liberación femenina y abrir el camino a las nuevas generaciones, dejaron un legado estético lo bastante significativo como para hacer parte hoy de la Historia del Arte. Para conectarnos con su proceso de profesionalización y de creación, podemos tener en cuenta a Hannah Höch, Dorothea Tanning, Paula Modersohn, Frida Kahlo y Débora Arango.  Cinco artistas de principios hasta mediados del siglo XX que de una u otra manera apuntaron a construir un eje temático, activo, conceptual y plástico entorno a la mujer.

imagenes1-01
Frida Kahlo / Hannah Höch / Paula Modersohn / Dorothea Tanning / Débora Arango

Hannah Höch (1889- 1978) fue una artista alemana inscrita en el Dadaísmo. Una de las pocas mujeres miembros del grupo. Su propuesta artística se fundamentó en una contraposición de la figura masculina propia de la época, por lo que experimentó con collages en los que la figura de la mujer moderna era ensalzada.

Paula Modersohn (1876 – 1907) pintora alemana famosa por su temprano y escandaloso desnudo. Autorretrato (1906) significó una importante ruptura en el arte moderno, y propuso una posición liberada para las artistas de la época.

Dorothea Tanning (1910 -2012) pintora, ilustradora, escultora y poeta norteamericana. Perteneciente al movimiento surrealista, por su carácter revolucionario, Tanning vio en el Surrealismo la posibilidad de romper las barreras de género que dificultaban las prácticas artísticas de la mujer; ademas de ello presentó su papel como artista mujer dentro del circuito del surrealismo como uno que no se diferenciaba del que vivía fuera de él.

Frida Kahlo (1907- 1954) pintora mexicana frecuentemente relacionada con el Surrealismo, aunque en realidad su obra ha sido excluida de una vanguardia determinada. Kahlo es una de las principales figuras del arte femenino; por su incesante interés y representación de su propio cuerpo, esta artista generó rupturas frente al papel y la idea que desempeñaba en la modernidad la mujer artista.

Por último, debemos tener en cuenta los aportes de una artista colombiana revolucionaria en su tiempo y con importantes efectos sobre la concepción de mujer y su relación con el arte. Débora Arango (1907-2005) desde la pintura expresionista desarrolló una obra en torno a la figura de la mujer y su cuerpo desnudo, propuesta que fue rechazada abiertamente por la sociedad de mediados del siglo XX. Su trabajo artístico generó significativas polémicas en el mundo del arte y del país, siendo rechazada por las academias, las instituciones y hasta por sus colegas.

El corto recuento que se hace por  la obra de estas cinco artistas es solo una pequeña muestra de la activación que realizaron destacadas mujeres en el arte de comienzos del siglo XX. Su papel fue fundamental para el desarrollo del arte contemporáneo, desde el feminismo y el posfeminismo que vendría a partir de la década de los sesenta.

Así como la Revolución Francesa abrió el camino a las primeras concepciones de feminismo,la Segunda Guerra Mundial generó una serie de fundamentos conceptuales. Los efectos de posguerra influenciaron no solo la política y las condiciones humanas, sino que de manera tajante, la mujer luchó por una nueva posición en el mundo. Ya no era suficiente con el derecho al voto, se requerían otras formas de participación, de igualdad de derechos y de posibilitar un desarrollo propio, libre de toda opresión.

mendieta015
Ana Mendieta

Con el activismo, la organización, el Congreso y un sistema legislativo en pro de la mujer, ésta pasó de tener un lugar pasivo a ser partícipe activa en los sucesos políticos del mundo, lo que repercutió en el surgimiento de muchos movimientos feministas entre los años sesenta y ochenta. Agrupaciones de mujeres, que ya no solo exigían la igualdad de derechos (basados en las condiciones de los hombres), sino que se concentraron principalmente en la connotación del concepto mismo de mujer,  incitando a la apertura mental acerca de las condiciones femeninas, su reproducción y su exploración sexual; desdibujando a la vez los límites impuestos por la idea de género. Todos estos logros le fueron dando a la mujer una posición en el mundo, a través de la liberación,  la identidad y la decisión sobre sí misma. Ejemplo de ello es la artista cubana Ana Mendieta (1948– 1985)  quien desde los años setenta desarrolló una propuesta artística que rompía los parámetros del arte realizado por mujeres. Mendieta centró su atención en la figura femenina añadiendo un tono crítico; usó su cuerpo para remitirse a rituales ancestrales, pero a la vez, para reafirmar la libertad expresiva por encima de las condiciones estimadas por el circuito del arte. Sus obras nos muestran aspectos sexuales, elementos de transgénero y una postura en resistencia contra la violencia ejercida hacia la mujer.

Sumada a Mendieta encontramos a una de las pioneras en el arte feminista, Judy Chicago (1939) una activista que por medio del arte, realizó y colaboró en la formalización de proyectos donde replanteaba la historia de la mujer y su idiosincrasia en las diferentes culturas del mundo. Su instalación La Cena (1975–1979) es una excelente muestra de ello.

1956135_orig
Judy Chicago

GraceRobertson[3]
Grace Robertson
Grace Robertson (1930) es una fotógrafa inglesa que además de usar un seudónimo para poder realizar su trabajo de fotoperiodismo, centró su interés en capturar a la mujer de su época, en total naturalidad y alejada de las estructuras sociales.

Suzanne Lacy (1945) es otra de las pioneras del arte feminista. Esta artista norteamericana fundó junto a Leslie Labowitz la Asociación Ariadne, una red interesada en desarrollar arte social. Una de sus obras más importantes de la historia es In Mourning and in Rage (1977) “una serie de performances en memoria y protesta contra una serie de violentos asesinatos con violación en Los Ángeles”[5].

Otra mujer sinónimo del arte feminista es Barbara Kruger (1945) artista conceptual norteamericana que ha desarrollado una propuesta visual que expone una crítica al consumismo. Su juego de texto sobre rostros de mujeres afirman su contrapostura acerca de la manipulación impuesta por los medios de comunicación, sus frases hacen alusión a las reglas que establece la publicidad y el consumo masivo, borrando cualquier carácter personal e individual del ser humano.

barbara-kruger-your-body-is-a-battleground-19891
Barbara Kruger

Como se mostrado, el arte y el feminismo generaron vertientes creativas desde diferentes aproximaciones, de allí que desde la industria pornográfica llegara una de las artistas y activistas feministas más reconocidas del mundo, se trata, por supuesto, de Annie Sprinkle (1954). La estrella del cine estadounidense -porno tradicional y oscuro, pero también experimental y conceptual- adquirió una importante postura respecto a la figura de la mujer, desvaneciendo los límites del placer femenino. Igualmente promovió la educación sexual (libre y abierta) y el medistur, una práctica mística que combinaba la masturbación con la meditación. Ya a comienzos del siglo XXI comenzó a introducir la teoría SexEcology, “que explora los espacios donde se cruzan la sexología y la ecología. En este ámbito, usa la performance, el teatro experimental, las artes visuales y el video como herramientas para expresar y asumir esta posición ecosexual”[6].

annie_college_bookings2
Annie Sprinkle

Igualmente las décadas a finales del siglo pasado fueron un ambiente propicio para colectivos feministas. El primero surgido en Ciudad de México en 1983  se llamó Polvo de Gallina Negra, un proyecto creado por las artistas Mónica Mayer y Maris Bustamante. Una de sus propuestas más importantes fue MADRES! Madre por un día, que cuestionaba la situación de las mujeres en estado de gestación.

Naked1989
Guerrilla Girls

Uno de los colectivos con mayor resonancia a nivel mundial creado en Nueva York en el año 1985 fue Las Guerrilla Girls, sus acciones activistas y artísticas se destacaron por el uso de tácticas de guerrilla, imágenes subversivas que criticaron ferozmente la situación política, social, económica y artística que vivían las mujeres. Implementaron el símbolo de gorila con el cual cubrían sus cabezas, así desarrollaban sus proyectos en total anonimato, pero a la vez, representaban la imagen “animal” del hombre sobre la de la mujer. La importancia y efecto del colectivo se ha calculado en base a la duración de sus operaciones –que fue hasta 2000- así como también por el desarrollo teórico que proponían en libros, documentos y conferencias dictadas por todo el mundo además por promover la igualdad de derechos femeninos en instituciones museísticas y generar cuestiones importantes al rededor de el aborto, la violación y la violencia.  Recientemente el trabajo de Guerrilla Girls ha sido expuesto en museos y galerías como la Tate Modern en Londres y el Museo de Arte Moderno de Estambul, participando también de la Bienal de Venecia 2005.

tumblr_mz2kwlqvSc1rfm6vfo1_1280
Colectivo uVe

Por último, cabe mencionar al costarricense “Colectivo uVe” fundado en el 2012 por un grupo de artistas mujeres que tienen como lema “Todo empieza con saber qué eres”, y en este sentido su propuesta visual y teórica gira en torno a la consolidación de una identidad acorde y real con la totalidad de una sociedad. Su trabajo parece un buen punto para revisar los comienzos del arte feminista, confirmar la vigencia de sus ideologías –aun cuando éstas sean transmutables- y adentrarnos en el arte contemporáneo, pues el Colectivo uVe, aún con una filosofía provocadora, se desarrolla un trabajo más personal, íntimo y delicado del que podremos haber visto con los anteriores ejemplos de artistas feministas. Aún con sus diferencias estéticas, lo importante en este colectivo, los anteriormente mencionados y todas las artistas que hacen parte de este recuento, es la intersección que se da entre ellos; la forma entra en un plano secundario, el punto principal se haya en el fondo, un tema histórico y global: el feminismo.

 

Plantear las conclusiones de un tema que continúa en medio de la historia de la humanidad se hace un tanto difícil, al igual que intentar resolver las dudas que puedan quedar de este repaso por la situación y el desarrollo artístico de la mujeres desde lo visual, teórico, activo e institucional.  Este artículo es una revisión a partir de la experiencia política de la mujer, que ha dado como resultado una nueva posición social y artística, con él podemos recordar una historia violentada y repetitiva además de destacar que lo que hoy vivimos no es resultado del azar, se trata realmente de una reivindicación del papel de la mujer que es fruto de su lucha.

 

[1] ARTILLERÍA INMANENTE.  Feminismo Amnésico. [en línea]. Mayo 23 de 2014. Disponible en: http://artilleriainmanente.blogspot.com/2014/05/beatriz-preciado-feminismo-amnesico.html
 [2] NASH, Mary y TAVERA, Susanna: Experiencias desiguales: Conflictos sociales y respuestas colectivas (Siglo XIX) Madrid, 1995, Ed. Síntesis, p. 58
[3] El sufragismo fue un movimiento internacional surgidos a mediados del siglo XIX para la reivindicación del derecho de las mujeres a ejercer el voto.
[4] CORDERO REIMAN, Karen. SAÉNZ, Inda. Crítica Feminista en la Teoría e Historia del Arte, Universidad Iberoamericana, México, 2007, Pág. 51.
[5] LÓPEZ FERNANDEZ CIO, Marián. Creación artística y mujeres: recuperar la memoria. Narcea, S.A. de Ediciones. Madrid, España, 2000. Pag, 173.
[6] Museo Reina Sofia. Annie Sprinkle y Beth Stephens Asumiendo la postura ecosexual.  [en línea]   25 mayo 2013. Disponible en: http://www.museoreinasofia.es/actividades/annie-sprinkle-beth-stephens

Estudiante de artes y lo que se va conectando a ellas. Llegué hasta aquí a través de la fotografía, aunque luego me apasioné por la historia y la teoría del arte. Considero leer, pensar y escribir como mi práctica artística. Espero del lector (y el espectador) una actitud activa que posibilite espacios de diálogo y debate.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Textos recientes de Ensayos

Ir Arriba
Cargando…