Escribir y resistir por el arte, la crítica y la teoría

Los Estados Alterados de la paz y el arte

en Reseñas por

El jueves 4 de agosto se llevó a cabo la primera sesión del programa Música para la Memoria del Museo Casa de la Memoria, este propone la participación de grupos musicales de la ciudad interesados en generar espacios de dialogo, reflexión y construcción de convivencia a través del arte y sus prácticas. Para el primer encuentro se invitó a una de las bandas más emblemáticas e importantes del rock en Colombia, Estados Alterados, que comenzó a gestarse desde el año 1986 en Medellín por tres[1] jóvenes interesados en la creación de música propia y experimental.

IMG_20160804_145754

El evento estuvo conformado por tres momentos. El primero fue un laboratorio de sonidos. El segundo fue un conversatorio con Fernando Sierra ʻElvisʼ,  Ricardo Restrepo ʻRickyʼ y Natalia Valencia, en la cual se realizó una corta revisión de la historia y la violencia en el país y la ciudad durante los 80 y 90, y cómo desde el arte, especialmente desde la música, se han abordado acciones que manifiestan una postura crítica que contrasta con parte de la realidad. El tercero fue un concierto abierto a la ciudad y la comunidad, en el cual se retomaron los inicios de la banda, pero también sus más recientes experimentos sonoros.

Coherentes con momento que se vive por estos días en Colombia, en términos de paz, el Museo Casa de la Memoria y el grupo Estados Alterados, afirmaron sus ideas sobre el papel que el arte guarda en los procesos de posconflicto, como medio en la generación de tejido social, la construcción de memoria y la creación de documentos históricos que funjan como ejemplos posteriores y futuros.

Como esta gran banda de rock se toma sus cosas en serio, propuso un extenso paréntesis en la realidad diaria de la ciudad, reuniendo a músicos de diferentes proyectos y abriendo espacio a la experimentación como forma de creación, pero especialmente de reflexión para generar con ello una excusa para la diversión, el aprendizaje, las relaciones interpersonales y la afirmación de su mensaje por la paz. Inicialmente Estados generó sus propios sonidos jugando con algunos de los elementos que dispusieron para ello, luego, cada uno de los músicos invitados subía a la tarima para acompañar la música que hacían los integrantes del grupo.

IMG_20160804_150832

Lo que hicieron en aquella tarde fue crear una “orquesta”, tan diversa y espontánea, que los asistentes solo podíamos perdernos en la locura que se daba allí. Se escuchó la guitarra de Sebastián Valencia de Solo Valencia, el chelo de Sergio Rivera quien pertenece a la banda Vc4 y FilarMed, el acordeón de Lucas Sánchez integrante de Gua-Ska, el violín de Alejandra Bedoya, el clarinete y la lírica de Nerson Córdoba del grupo Son Batá, el bajo de Alexis Giraldo y las voces de Diego Meneses de la agrupación Autor Anónimo, Anderson Quintero integrante de Humo y IV Tiempos, Mary Hellen, Ana Vahos[2].

El ritmo se movió entre rock, hip hop, electrónica, clásica, tropical y hasta un poco de metal. Fue toda una mezcla de tonos, fuerza, sentimientos y talento que abría brechas entre las diferencias artísticas –si es que las podemos llamar así– y daba lugar a un solo mensaje y una sola voz de la escena musical de Medellín.

Entre todos estos elementos, se generaron diálogos alternativos que contenían –aunque no lo pareciera–, conceptos de paz, memoria y reconciliación, especialmente de comunidad y creación. El programa liderado por el museo, dio apertura a las preguntas formuladas por estos artistas que con su hacer, le expresan al mundo sus realidades, sus puntos de vista sobre ellas, y proponen nuevas dinámicas sociales y políticas. De ahí que fuera Estados Alterados la encargada de propiciar la ruta sin llegada, que contemplaba el juego como medio de construcción.

IMG_20160804_152809

No hubo un director de orquesta, pero hubo sentidos y emociones que guiaron la puesta en escena. Parecían locos y payasos realizando malabares sobre el escenario, pero que sorprendió, es que ellos –Estados Alterados y músicos invitados– disfrutaron al máximo el momento, como el público que los escuchaba y contemplaba atónito la inmensidad y el impacto que se posibilita mediante la música.

La especie de unplugged que se llevó a cabo aquel día, brindó un espectáculo, no por la majestuosidad, ni por lo selectivo del elenco, ni por los efectos especiales, sino porque a través de la sorpresa, nos hicieron pensar en muchas de las cosas que suceden a diario en nuestra ciudad y el país. No se podía esperar nada durante aquella “cosa”, pero se podía pensar, memorar y anhelar nuevas circunstancias para la ciudad.

Queda claro que para llegarle al mundo no es necesario alzar la voz, basta con susurrar las palabras precisas para que todo se torne en silencio ante la grandeza de la elocuencia e inteligencia. El laboratorio y el conversatorio, fueron el mejor preámbulo para hacer estremecer a cientos de personas que asistieron al concierto. Después de meditar, es posible enloquecer.

Para cerrar estas palabras, que sea Estados Alterados quien determine la conclusión del arte y la memoria que estuvieron presentes durante el evento:

“El poder de la creación musical colectiva […] En red somos mucho más ¡Gracias![3]”.

 

[1] La primera formación que tuvo Estados Alterados fue ʻElvisʼ (voz), ʻTatoʼ (teclado) y Mana (batería), quien lastimosamente perdió la vida 20 días antes del primer concierto de la banda. Fue ese trágico suceso lo que involucró a ʻRickyʼ en el proyecto como baterista.

[2] Agradecimiento a la Casa Museo de la Memoria por compartirme la base de datos de los artistas participantes del laboratorio sonoro.

[3] Fragmento de un post en la cuenta de Estados Alterados en Facebook el 5 de agosto.

Estudiante de artes y lo que se va conectando a ellas. Llegué hasta aquí a través de la fotografía, aunque luego me apasioné por la historia y la teoría del arte. Considero leer, pensar y escribir como mi práctica artística. Espero del lector (y el espectador) una actitud activa que posibilite espacios de diálogo y debate.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Textos recientes de Reseñas

¡Hola!

Soy Alejandra García, tengo 24 años y estudio artes visuales. Esta sería
Ir Arriba
Cargando…