Escribir y resistir por el arte, la crítica y la teoría

Manet, la modernidad y la tradición

en ./Ensayos/Textos por

Elegir los puntos de inflexión en el desarrollo de los procesos artísticos es quizá una de las labores más complejas del historiador del arte. Es una tarea infructuosa señalar la fecha, la obra o el artista que dieron inicio al arte renacentista. Igualmente, aunque haya acuerdo con respecto a que la abadía de Saint-Denis marca un hito fundamental en el inicio de la arquitectura gótica, resulta exagerado asumir que todo el desarrollo de este período estuviera configurado en este edificio o en la cabeza del Abad Suger.

Así mismo, establecer el inicio del arte moderno implica, más que un acuerdo, una amplia discusión. Podemos encontrar algunos textos que con el título Historia del arte moderno, inician en el Neoclasicismo de Jacques-Louis David; o en el Romanticismo; en el parisino Salón de los Rechazados de 1863, con la figura de Cézanne; en el fauvismo o en la irrupción del cubismo picassiano. No faltan razones para asignar a cada uno de estos momentos la paternidad del arte moderno.

También se suele asignar a algunas obras el papel de signos fundamentales en el mito del arte moderno. Una de ellas ha dado pie a diversas valoraciones e interpretaciones. Se trata de Almuerzo sobre la hierba de Édouard Manet (1832 – 1883). Independientemente de la fecha que se asigne al inicio del arte moderno, a esta obra se le ha asignado un lugar esencial en la historia –o en otros casos, la prehistoria– del arte moderno.

No obstante, Almuerzo sobre la hierba no constituye exclusivamente una obra relacionada con las tendencias modernas. Desde luego, hubo una serie de elementos que despertaron la indignación de quienes apreciaron la obra en el Salón de los Rechazados de 1863, tales como el tratamiento del desnudo femenino o el aparente descuido del fondo de la escena; pero otros elementos, tal vez menos conocidos, también son elementales para comprender dicha obra.

Tiziano Vecelli / Concierto campestre / Óleo sobre lienzo / 1509

La tradición era un elemento que también despertaba interés en Manet. Siendo un hombre de alta condición social, tenía una concepción del arte que exigía una relación con la tradición pictórica europea. Asumía que el Salón seguía siendo el espacio idóneo para exponer sus obras, y partía del estudio de las obras clásicas como parte fundamental de la formación del artista. Ello explica por qué Almuerzo sobre la hierba contiene algunas referencias claras a la tradición pictórica. Por ejemplo, la idea de desarrollar una obra con el motivo de dos mujeres desnudas y dos hombres vestidos tenía un antecedente notable en Concierto campestre de Tiziano Vecelli (1490 – 1576). Desde luego, una diferencia es que en Tiziano las mujeres se presentan como seres fantásticos y carecen de la carnalidad de las mujeres en la obra de Manet. Aún más, a la desnudez sin recursos edulcorantes se suma el gesto casi desafiante de una Victorine Meurent (1844 -1927) que mira directamente al público. Así, lo que marca un primer gesto revolucionario en la obra de Manet no es la elección del tema, sino principalmente el tratamiento moderno del mismo.

Marcantonio Raimondi / El juicio de París / 1510-20

 

Marcantonio Raimondi / El juicio de París / 1510-20 (Detalle)

Por ello no es extraño notar que también la composición del grupo principal de Almuerzo sobre la hierba surgió de una obra que ya hacía parte de la tradición clásica. A principios del siglo XVI Marcantonio Raimondi haría un célebre grabado basado en una obra de Rafael titulado El juicio de París. Es un hecho bastante conocido, y evidente además, que la composición elegida para el grupo principal en el cuadro de Manet se basó en la del grupo de la parte inferior derecha del grabado de Raimondi. Una vez más, Manet demostraba su conocimiento y aprecio por la tradición y la historia del arte.

Quizá podríamos citar varios ejemplos en los que esta circunstancia se repite, pero bastará con que el lector aprecie una obra en la que Manet representa a un niño con un perro y establezca las semejanzas que ella tiene con una de Bartolomé Esteban Murillo (1617 – 1682) que desarrolla el mismo tema. Es bien conocida la predilección de Manet por el barroco español, pero más allá de esta preferencia concreta, podemos afirmar que es el peso de la tradición el que gravita constantemente en la obra de Manet y que él es, hasta cierto punto, uno de los alicientes de su actitud moderna.

Manet / Murillo

Almuerzo sobre la hierba contenía, sin embargo, un elemento, entre otros, que lo volvía incomprensible para el gusto que regía en las academias: la ausencia del principio narrativo. Si buena parte del valor de una obra estaba en su capacidad de narrar –y el hecho de que las pinturas de historia, bíblicas y mitológicas constituyeran formas supremas de la expresión académica, así lo demuestra–, la dificultad para definir lo que expresaba esta obra constituía uno de los desafíos más enervantes para el público y la crítica. Pero esa ausencia de la narración era al mismo tiempo una defensa del poder que una imagen podría tener en sí misma.

La modernidad de Manet no es, entonces, un rechazo absoluto de la tradición, sino un aprovechamiento de ella entendiendo que, en todo caso, el artista moderno tendría que buscar otros tratamientos de los temas. Ser un artista moderno implica en Manet lo que Baudelaire había declarado con respecto al artista Constantin Guys: “extraer lo eterno de lo transitorio”.

Clic aquí si deseas aportar a nuestra labor

Historiador de formación. Me dedico a la historia del arte en el campo de la docencia y la investigación en la Facultad de Artes de la Universidad de Antioquia. Me interesa reflexionar a partir del ensayo sobre la historia y la teoría del arte, así como la conexión de los distintos campos artísticos.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Textos recientes de .

Ir Arriba
Cargando…