Escribir y resistir por el arte, la crítica y la teoría

Matar la representación

en Crítica de Arte/Textos por

De la pura sensibilidad en Malevich y el Suprematismo

El siglo XX aun retumba en nuestro discurso constantemente por sus aciertos y fracasos, sin embargo lo que todavía existe de él es que muchas de las reflexiones que se dieron en esos cien años de convulsiones y luchas ideológicas no se han logrado descifrar por la acción del pensamiento del siglo XXI.

Black Square 1915–1915
White on white Kazimir Malévich 1918

No hay que acelerar las líneas y adentrarnos directamente en los giros que en el arte llegaron a retumbar por esos años, todos los ismos se armaron de argumentos ideológicos para defender una forma de hacer arte en un tiempo en el que la guerra se tragaba enteros a los hombres en todos los países del mundo.

Encontrar un centro dentro del convulso mundo del siglo XX que permita hablar de un giro inicial sería ambicioso y seguramente frustrante, pero señalar una de las principales preocupaciones que se aparcó en las mentes de los pensadores de principios de siglo puede ser una buena forma de mirar los aportes que el arte de ese tiempo sigue escupiendo con rabia sobre las concepciones amañadas que aún es común ver en la actualidad, casi cien años después de uno de los manifiestos más reveladores que ha engendrado la labor del arte en muchos años, eso claro teniendo en cuenta que los primeros treinta años del siglo pasado sirvieron para cocinar una ola de manifiestos y reflexiones que parece que todavía no logramos comprender.

Black Square Kazimir Malévich 1915–1915
Black Square
Kazimir Malévich
1915–1915

El Suprematismo, en palabras de Kazimir Malevich, “es la supremacía de la sensibilidad pura en las artes figurativas”. Una frase que hoy todavía alimenta los motores de muchos artistas dedicados a entender el arte de una manera que no dependa de la representación.

La lucha de Malevich se desata después de dejar las filas del Impresionismo, sacudido por las reflexiones de Vasily Kandinsky sobre los procesos de representación en la obra de arte, reflexiones que alcanzan su punto máximo en “De lo espiritual en el arte” de 1912 y genera un análisis que rompió con los esquemas de representación preguntando por el lenguaje del arte en sí mismo.

Suprematist Composition: Airplane Flying Kazimir Malévich 1915
Suprematist Composition: Airplane Flying
Kazimir Malévich
1915

Así llegamos al punto en el que realmente descubrimos que lo que cambió en el siglo XX fue precisamente la revelación de la importancia del lenguaje en la forma en la que actuamos y de cómo construimos nuestra realidad a partir ese lenguaje. Malevich entendió que el siglo XX significaba el fin de la era de la representación y un llamado a encontrar en el arte un análisis propio, utilizando el soporte mismo como elemento para comunicar o entenderse, el color como elemento y la figura como lenguaje.

Esta relación entre la naciente preocupación por el lenguaje heredada de los movimientos literarios y las nacientes luchas de los últimos artistas del siglo XIX se ve reflejada en que al parecer descubrieron que si la palabra brotaba desde lo más profundo del objeto al que le servía de nombre, cuando no se veía el objeto y solo se escuchaba su denominación, se generaba una abstracción de la imagen mental, quizá cercana a lo que inicia con Vasily Kandinsky, un acercamiento a los elementos del lenguaje que usaba el arte, enunciando la pura sensibilidad desde los fragmentos más básicos de abstracción, de donde Kazimir Malevich extrae la pura sensibilidad y un arte por el arte.

Red_Square._Visual_Realism_of_a_Peasant_Woman_in_Two_Dimensions
Red Square Kazimir Malévich 1915

Malevich, el Suprematismo y muchas de las vanguardias del siglo XX representan el deseo profundo de tocar la pura sensibilidad, aquello de lo que hablaba Kandinsky que podría tocar lo más profundo del espíritu humano, hacerlo vibrar prescindiendo del objeto, reconociendo que la cosa y la representación habían sido tomadas por la imagen misma de la sensibilidad, comprendiendo la falsedad de esa acción romántica de representar aquella sensibilidad y pensando en una forma verdadera de tocarla con la acción artística. Para estos artistas encabezados por Malevich, cuando el arte abandona las ideas religiosas y estatales suelta esa carga que llevaba siglos retrasando su labor y se obliga a una autonomía desbocada a la producción de arte más cercano a lo que debería ser pero que aún no entendemos del todo.

En ese sentido las vanguardias apuntaron a un mismo objetivo, despojar al objeto de toda carga significativa –representativa–  y encaminar la labor del arte hacia la pura sensibilidad.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Textos recientes de Crítica de Arte

Nada es perfecto…

NOTA: las ideas aquí expuestas no pretenden ser una verdad, en realidad,

INDIE-finido

Fuera de las esferas oficiales y los cerrados círculos del arte existen
Ir Arriba
Cargando…